Relato de sexo

Mi marido subió a la habitación y se metió a bañar también, cuando salió solo tenía puesto un bóxer y se sentó conmigo en la cama mientras yo leía. Sentía su aliento sobre mi piel y me estremecía, su boca recorría mi cuerpo y yo me dejaba llevar, sus dedos deslizaron el tirante de mi bata, estiró su mano y bajó el tirante del otro lado. Al regresar, su mano se detuvo justo en medio y abajo el libro que estaba leyendo, bajé mis manos y dejé el libro por un lado, metió un dedo en mi escote y lo bajó por completo quedando mis pechos completamente a su vista.

Enseguida empezó a tocarlos y masajearlos, sabe que eso me vuelve loca, yo ya estaba excitada , podía sentir como me iba mojando poco a poco con cada apretón que me daba. Una de sus manos pellizcaba uno de mis pezones y su boca mordisqueaba el otro y eso me hacía gemir y me mordía los labios. Cuando mi cuerpo se relajó completamente porque había terminado sacó sus dedos de mí y me los acercó a la boca, me dijo prueba, abrí la boca y los chupé. En sus ojos había fascinación mientras me veía lamer mis jugos de sus dedos, cuando los dejé limpios me preguntó si sabía bien y le dije que sí.

Entonces es mi turno de probar me dijo y lo vi moverse hacia abajo hasta estar entre mis piernas, me las abrió lentamente y se quedó observando mi pepa unos segundos y después se agachó y con su lengua recorrió toda la parte exterior de mi panochita, saboreando aquel líquido que había salido de mi interior. Cuando terminó con la parte de afuera pasó la punta de su lengua por mi rajita y llegó hasta mi clítoris, lo mordió con sus labios y luego lo lamió y así lo repitió varias veces. Me pasaba la lengua por mi rajita, mordía mi clítoris y luego lo lamía , se sentía riquísimo, así estuvo entretenido un rato hasta que decidió hundir su lengua dentro de mí.

Relato erótico del viaje de mi suegro y un sueño muy húmedo

Su lengua dentro de mí se movía en círculos buscando mi placer, su respiración me hacía cosquillas, comenzó a mover su cabeza con su lengua aun dentro de mí, se movía de izquierda a derecha, alguna de sus partes de la cara me estaba rosando el clítoris y su lengua no me daba tregua. Mi cuerpo se movió bajo sus brazos pero no me dejó cerrar las piernas y no sacó su lengua de mi hasta que terminé , tuve un segundo orgasmo, soltó mis piernas, mi cuerpo estaba completamente exhausto y relajado.

Volvió a subir para besarme y me dijo sabes deliciosa, se recostó a mi lado mientras dejaba que recuperara el aliento, cuando vio que mi respiración volvía a ser normal bajó de la cama, tiró de mi mano, me bajó, me empinó contra la cama, lamió mi pepa y me ensartó su verga que no dejó de estar durísima mientras yo me recuperaba. Solté un grito, su verga me encantaba y yo seguía lubricada pero lo había hecho muy salvaje aunque eso también me gustaba y el dolor desapareció en cuanto comenzó a moverse dentro de mí, me la sacaba y me volvía a embestir, se salía de mí, me nalgueaba para después volvérmela a meter.

Deslizó sus manos por mis muslos y los alzó para que me pusiera de perrito en la cama, me la ensartó de nuevo y se agachó sobre mi espalda y me cogía mientras al oído me decía lo rica y lo mojada que estaba, cuanto le encantaba que fuera su puta.

Relatos Eróticos, Relatos Porno, Relatos XXX

Después de eso solo escuché un gruñido y después sus dientes encajados en mi hombro, estaba soltando su lechita dentro de mí. Te aviso el día. Mmmmm que delicioso relato Preciosa de verdad me exito mucho mira te dejo mi correo va: Web alojada en Comvive.

Pues ahí estaba yo, con mis ojitos cerrados, mi tanguita azul mojada y él. Llegaba el suegro a la casa de visita, hace mucho tiempo no lo veíamos. Sonrió un poco avergonzado y asintió.

Relatos Eróticos: Historias de sexo y cuentos porno gratis a diario

El día transcurrió normal, él y su hijo compartían y charlaban. Cerró la puerta.. Aquí anochece temprano en invierno. Osea la noche es muy larga. Bañé al niño y lo acosté temprano como de costumbre. Cada uno se duchó. Me dijo: Me quito el gran pantalón ya que estoy en mi cuarto. Yo suelo dormir con la puerta abierta por el niño, ya es costumbre.

Chicas y Parejas

Hace un rato no tenía sexo con mi esposo. Si fui yo. Necesitaba dormir y bueno recurrí a esto.

Perdón si escuchó algo. Perdona lo indiscreta. Se siente tan rico. Will me estoy viniendo, no pares Will. Me le corrí en toda su cara. Todo mi cuerpo temblaba. Unos pequeños ataques parecían. Mira lo excitado que estas. De una, lo siento hasta mis entrañas. Le lamía los dedos. A la 20 penetrada lo siento con su dedo masajeando me el ano.

No Will eso es sucio salte. Decía mi suegro penetrandome con fuerza. Déjamela toda adentro, te quiero adentro de mi Will. Hasta que se vino completo. Que rico suegro!. Me voy a duchar. Ahora dormiré perfectamente. Aunque estando en pareja y teniendo buen sexo con ella, siempre las ganas hacen que frecuente algunas putas que al. Todo comenzó hace 3 años, era cumpleaños de mi esposa María y a un compañero Toño se le ocurrió felicitarla, a ella le creó curiosidad entablar platica con él hasta entonces desconocido. Sin embargo, empezó la lujuria a reflejarse en.

Les voy a contar uno de mis relatos eróticos, en este caso de sexo con mi comadre. Hace como 2 años a la fecha veo con otros ojos a mi comadre, la veo diferente a cuando la conocí, ahora no. La historia que voy a contarles es absolutamente real. Mi nombre es Miguel. Era un jueves por la tarde cuando llegaba a mi casa cansado de trabajo. Soy docente en una academia para ingenieros de sonido, mi labor es dictar las clases de electrónica en los niveles 1 y.

Cecilia es la ex vecina de Giovanni, vivía con su familia a dos casas de distancia y las familias de ambos hasta el día de hoy mantienen una gran relación de amistad, pero Cecilia junto a su familia se mudaron. Ella sabía mis fantasias sexuales, llegué a casa después de tres semanas trabajando fuera, por primera vez desde que me lo pidió le había contado cada día las pajas que me hacía.

Hola somos pareja de Chile, me llamo Carlos y mi esposa Sandra. Somos bien liberales nos gusta siempre inventar escenarios calientes para nuestro sexo. Me di cuenta que a Sandra le gusta sentirse dominada, vestía sexy para mí en la. Mide 1. Siempre ha.


Express no: 112">Express no: 112 admin